Administra tu Fotolog

¡Crea tu Fotolog Ya! Fácil y Gratis

Encinar cantábrico de Betelu

Cuando entramos al encinar de Zigadi-Beroate parece que nos metemos en un bosque de Laurisilva canario, nada tiene que ver con los encinares de la meseta castellana, en este caso las Encinas son de pequeño tamaño formando un bosque muy tupido.

Es posible que esto sea debido a que el encinar se esté recuperando, ahora es un enclave protegido, y por eso los ejemplares sean de tamaño tan pequeño.

Una maravilla caminar entre este bosque, que se presta a las leyendas, una dice que en este bosque vivía un Unicornio

Procedente del valle de Araitz se cuenta una leyenda medieval en la que no son las lamias, ni los dragones, ni siquiera las brujas, los protagonistas, sino de modo extraño y poco corriente un unicornio que vivía en el valle. Cuentan que estando el rey don Sancho enfermo de tristeza, como los médicos del reino no encontraran remedio, consultaron a un ermitaño, quien aseguró que aquel mal se curaba con una pócima bebida en cuerno de unicornio. Señaló también que en el encinar de Betelu vivía uno, pero que era muy peligroso intentar darle caza, pues sólo se rendía ante personas de alma pura y doncellas que nunca hubiesen tenido penas de amor.

Una de las hijas de don Sancho, Giomar, a pesar de que aún sufría por la partida y muerte de su amado, fue al bosque al encuentro del unicornio, el cual, al verla, la atravesó con su único cuerno, a la vez que los ballesteros del rey, apostados entre la espesura, lo atravesaban con sus flechas.

El rey bebió el brebaje en el cuerno y sanó, pero el dolor por la muerte de Giomar le partió el corazón…

Fuente Plazaola.

Ferrería Goikola
Zona de baños y Kalderola desde Zigadi
Caballos y las Malloak
Prados de Llorrekozelaia
Comentarios

No hay Comentarios »

Dejar un Comentario


<a href> <em> <blockquote> <strong> <cite> <code> <ul> <li> <dl> <dt> <dd>